jueves, 15 de abril de 2010

Iglesia, tienes la autoridad !úsala!

REVELACION DEL 20 DE SEPTIEMBRE DE 2009

Me veia en una casa y esta tenia muchos cuartos. Me vi entrando con mi esposo a uno de ellos. Alli habian tres mujeres jóvenes sentadas en el suelo. Tenian el pelo, las uñas y el lapiz labial negro. Sus pulseras eran extravagantes. Tenian cartas en las manos y velas encendidas y caracoles. Una de ellas me dijo que esta era la forma como ella triunfaba en la vida. En su mirada podia ver tristeza y desilusión. Comencé a hablarle de Jesucristo. Le dije que en la forma que hasta ese momento ella hacia las cosas la llevaria a la perdición y que el Señor tenia algo mejor para ella, que no desaprovechara la oportunidad que Dios le estaba dando. Sentia profunda compasión hacia ella, un dolor muy grande en mi corazón y un inmenso deseo de que fuera libre. Comencé a orar por ella, el clamor era intenso. No era solo oración, eran gemidos, lágrimas como si aquella jóven fuera parte de mi familia. Dios ponia ese sentir. Pero sentia la renuencia de ella y eso parecia que dominaba a esta mujer porque se sacudia fuertemente de lado a lado. Yo sentia total confianza en Dios que me daba la autoridad, unción y poder, asi que seguí clamando. De repente comenzó a vomitar muy profusamente llegando este vómito hasta mi ropa y mi mano. Pero ni aún asi no la solté y continué reprendiendo con autoridad. Cuando terminó de devolver cayó en el suelo totalmente en descanso. Miré a la otra jóven, que aunque tenia en su mirada miedo, sentí que tambien deseaba ser liberada asi que le extendí mi mano y la tomó. La levanté del suelo y comencé a interceder por ella como lo hice con la primera. Ella gritaba como quien lucha con algo, engañada por lo que hasta ese momento pensó que le daba estabilidad y felicidad. La vi como comenzó a aruñarse la cara mientras yo seguía reprendiendo los espíritus de hechiceria, brujeria y santeria a la vez que la declaraba libre en el nombre de Jesús y por su sangre.

De pronto la vi caer al suelo y acto seguido entró un hombre blanco, delgado, alto, vestido tambien de negro y con collares de caracoles. Su mirada era tenebrosa y estaba enfadado. Me cuestinó lo que yo hacia y yo me limité a hablarle del amor y poder de Cristo.

Pasaron algunos minutos en los cuales además de hablarle en mi mente declaraba libertad para el. Comencé a orar por el con profuno amor. El abrió su boca y vi como un ser en forma de feto salia de ella. Tenia apariencia de feto solo que no tenia piel, solo músculos.

Desperé muy asustada aunque sentia una gran fortaleza.

Iglesia de Dios, es tiempo de libertar al cautivo, de vendar al herido y salvar al perdido. Tenemos, no solo la autoridad de Dios sino la órden. El tiempo es corto y hay mucho trabajo que hacer, hay mucha necesidad. Ni un alma mas para satanas!!

El que tenga oidos oiga lo que el Espíritu de Dios le dice a la iglesia.

Revelado por Jesucristo a su sierva Leillian Rivera

1 comentario:

la japonesita dijo...

hna leillan , creo en todos y cada uno de tus relatos respecto a los suenios y revelaciones dadas por nuestro senior jesucristo sigue adelante sierva del DIOS ALTISIMO ! yo personalmente he soniado tambien con diferentes juicios de DIOS en epocas pasadas , y solo hasta ahora he visto con mis propios ojos cumplirse hoy dia ! en diferentes paises del mundo ! asi que te creooooooooo !